54 9 223 525 2657

Comunicate con nosotrosinfo@adnempresario.com

Sábado, Octubre 24, 2020
Noticias económicas y empresariales

últimas noticias

Opinión > Columnistas Invitados

Por Kiki FernándezArgentina26 de Septiembre

Hasta 17 minutos al día

Una investigación realizada por una reconocida consultora internacional, arrojó cifras sorprendentes: una mujer pierdemás de 10 meses y medio de su vida frente a su guardarropaspensando, buscando y rechazando prendas, calzado y accesorios hasta decidir qué ponerse. El estudio fue desarrollado sobre 2.000 hombres y mujeres de entre 18 y 60 años y aseguró que, si bien los hombres también lo hacen, somos las mujeres quienes más ocupamos de uno de nuestros bienes más preciados: el tiempo.

Perdemos 10 meses y medio de nuestra vida pensando frente al guardarropas. Dado que muchas veces a ese tiempo perdido le agregamos dudas e inseguridades, tomaremos algunos puntos que viene bien tener en cuenta.

Si el objetivo es optimizar ese momento de nuestras vidas cada mañana, hay dos factores que tenemos que evaluar: en primer lugar la elección de las prendas y complementos de vestuario que van a formar parte de nuestro guardarropas y en segundo lugar, la organización puramente dicha.

La observación de nuestro cuerpo con sus características determinadas -las proporciones entre largo de torso y de piernas, las particularidades de nuestra cadera, tobillos y pantorrillas, el cuello y los hombros, por nombrar solo algunos aspectos- más el conocimiento de las prendas más adecuadas para lucirlo, nos permitirá no dejarnos llevar por elprimer impulso (¡o el empujón de la vendedora!) frente unavidriera y hacer las compras más inteligentes para nosotras en este momento de nuestras vidas.

Ese aprendizaje nos ahorra un pensamiento muy habitual cuando nos miramos al espejo: “Siento que no me queda bien,pero no sé por qué”.

Tal vez el modelo de pantalón tan de moda o ese vestido que vimos en el Instagram de una famosa no era lo mejor para nosotras y no debe ocupar el valioso espacio de nuestro guardarropas.

Cuando todas las prendas que tenemos son justo para nosotras, lo mejor es tomarnos una tarde libre para armar y guardar en nuestras cabezas o sacar fotos de los equipos posibles incluyendo calzado y accesorios. Considerando que una misma prenda nos da la posibilidad de armar varias combinaciones, esa inversión previa de algunas horas solo una vez, hace que únicamente nos reste pensar cuál de esos outfits completos es el más adecuado para ese momento según la actividad que vamos a realizar, el clima y nuestro humor, por supuesto. Lo decidimos mientras nos damos un baño ¡y listo!

Pongamos el foco ahora en la otra mitad del problema: el orden del guardarropas. No hay nada más tranquilizador que encontrar lo que buscamos cuando estamos apuradas, por eso aquí vienen algunos consejos para organizarlo:

 * Sé sincera con vos misma: ¿realmente vas a volver a ponerte eso que no usás desde hace más de un año? Ya sea porque pasó totalmente de moda, porque ya no vas a regresar a ese talle o por el motivo que sea, separá lo que no pensásusar.

 * Hacete esta pregunta con cada prenda: ¿está acorde con la imagen que quiero transmitir en este momento? Si la respuesta es sí ¡adelante!

 * A todos nos pasa: tenemos ropa que amamos pero está realmente “viejita” y en mal estado. Es hora de agradecer los buenos momentos que compartimos y despedirnos de ella. ¡Es la única forma de darle lugar a nuevas experiencias!

 * Dejá a mano la ropa de la temporada y más cerca, la que más usás. Guardá las prendas de otras estaciones y los vestidos de fiesta en espacios más alejados.

 * Separá por tipo de prenda: todas las blusas, todos los blazers, etc. Y dividí en espacios diferentes las remeras de manga corta y musculosas, de las de manga larga: ¡dobladas son todas iguales!

 * Vas a encontrar ropa que ni recordabas que tenías y quizá hasta sin estrenar: tratá de encontrarles el equipo perfecto.

 * Los accesorios son muy importantes en el vestuario: colgalos en el interior de una de las puertas o guardalosseparados en bolsas o cajitas para no perder tiempo en desenredarlos cuando los necesites.

 * No permitas que los zapatos se pisen! Si no tenés unespacio especial para ellos, guardalos en la misma caja en que los compraste y escribí en la tapa qué calzado contiene.

 * Doná la ropa que ya no uses y que está en buenas condiciones. Eso que te quedó chico o que no va con tu estilo, puede ser de gran ayuda para otro!

 

Columnista Invitada – Kiki Fernández
Asesora de Imagen

Dejá tu Comentario

Tambien puede interesarte

Complete los siguientes datos.

Cada vez más personas en Argentina, como usted, están leyendo y apoyando el periodismo de investigación independiente de ADN Empresario.
Cada contribución del lector, grande o pequeña, es muy valiosa y esencial para proteger nuestra independencia editorial. Si puede, apoye a ADN Empresario hoy desde tan solo USD 1.

donar

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar navegando usted acepta nuestra política de cookies.

Acepto

Contacto

Complete el formulario para contactarse con nosotros.

54 9 223 525 2657

info@adnempresario.com