Organizada por el Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires (CAPBA), entre el 10 y 12 de octubre, Mar del Plata recibirá a la novena edición de la Bienal Internacional de Arquitectura y Urbanismo.


El lema de este encuentro será "Construir ciudad sobre la ciudad" haciendo referencia al paradigma que promueve las ciudades compactas, el control de la expansión urbana y la dimensión de llamada "huella urbana" para mejorar los servicios y combatir el cambio climático.
El evento está dirigido principalmente a arquitectos aunque también se espera una vasta concurrencia de estudiantes, docentes y otros profesionales vinculados a la cultura urbana y sus variadas disciplinas.
Las actividades de la Bienal son abiertas al público en general siendo totalmente gratuitas y con la particularidad de desarrollarse en la Casa sobre el Arroyo (o Casa del Puente) y el Aula Magna Coca Maggi del Complejo Universitario de Funes 3330, a fin de establecer un corredor activo entre un lugar y otro.

Ciudades compactas
El disparador en el que se basa este año la Bienal, refiere a diversos artículos recogidos de la Declaración de la Cumbre de Hábitat en Quito, denominada "Nueva Agenda Urbana", y del documento "Argentina Urbana, Avance 2018 del Plan Estratégico Nacional".
Ambos textos tienen como premisa promover la urbanización sostenible con un esquema de densidades que permita reducir el consumo ineficiente del suelo y optimice el uso de infraestructuras, servicios, movilidad urbana y equipamientos.
Los lineamientos para promover ciudades compactas, establecen que para regular el crecimiento expansivo es necesario el desarrollo y promoción de ciudades policéntricas con condiciones óptimas de habitabilidad, vivibles y multifuncionales, ya que permiten concentrar el desarrollo dentro de los límites urbanos.
Asimismo, el modelo de ciudad compacta permite hacer más eficientes las inversiones públicas al disminuir los costos en la provisión de infraestructura y servicios. Sin embargo, y pese a estas recomendaciones, el modelo de crecimiento de las ciudades argentinas fue -y sigue siendo- desordenado, generando problemas sobre tierras productivas o ambientalmente frágiles, sumado a mayores costos logísticos y tiempos de traslado, congestión, etc.
Esta semana durante la Bienal, habrá diversas actividades para abordar principalmente desde la arquitectura y el urbanismo el concepto de "Construir ciudad sobe la ciudad", refiriendo a la posibilidad de crear nuevas centralidades y ejes articuladores que den continuidad física y simbólica, establecer buenos compromisos entre el tejido histórico y el moderno, favoreciendo la mixtura y funcionalidad social.
Es por eso que para confirmar su vigencia en la provincia de Buenos Aires, fueron identificados algunos procesos que darán lugar a la discusión en las distintas actividades que realizará el Consejo Superior del Colegio de Arquitectos a través del I+D+i (Instituto de Investigación, Desarrollo e Innovación) y que se resumirá en el marco de la IX Bienal.
Bajo estas perspectivas la Bienal intentará capitalizar nuevas miradas, conocimientos, ideas, experiencias y prácticas proyectuales arquitectónicas y urbanísticas con la finalidad de crear un pensamiento crítico sobre la construcción responsable de nuestras ciudades a futuro. Y lo hará exponiendo y evaluando proyectos arquitectónicos y urbanísticos; ponderando nuevas herramientas al servicio de políticas inclusivas, equitativas y sustentables y abordando la compleja relación entre políticas, planificación y gestión pública, privada y comunitaria en proyectos urbanos y arquitectónicos a corto, mediano y largo plazo.
Las actividades de la BIAU se desarrollarán en la Casa sobre el Arroyo, en las instalaciones del complejo universitario de la calle Funes y en espacios exteriores especialmente acondicionados. La obra de Amancio Williams fue seleccionada por los organizadores por ser un emblema arquitectónico local, pues su valor patrimonial tiene reconocimiento internacional y ha generado en la matrícula un reclamo unánime por su recuperación.
Además, el Colegio de Arquitectos bonaerense promueve un proceso de hermanamiento con la Casa Curutchet (patrimonio de la humanidad de la UNESCO 2016) , la vivienda proyectada por el arquitecto suizo Le Corbusier en La Plata y de la que Amancio Williams fue el intérprete y el primer director de la única obra de Le Corbusier en América Latina.