Por Marcos O’Connor El saldo comercial de julio fue superavitario en u$s 951 millones, explicado por un aumento de 8,3% anual en las exportaciones totales y una merma en las importaciones de un 20,6% interanual.

En los primeros siete meses del año las ventas al exterior aumentaron un 3,3% interanual, mientras que las compras al exterior disminuyeron un 26,8%. En el acumulado de los últimos doce meses hasta julio, la balanza comercial es superavitaria en u$s 8.353 millones, con exportaciones por u$s 62.785 millones e importaciones por u$s 54.432 millones.

Exportaciones
En julio las ventas al exterior alcanzan los u$s 5.856 millones, representando una mejora del 8,3% con respecto a igual mes de 2018. En el análisis por rubros se observan mejoras en aquellos sectores relacionados al sector agropecuario. En primarios y las manufacturas de origen agropecuario se sigue en línea con el primer y segundo trimestre, con aumentos en 56,2% y 9,5% interanual en julio. Por su parte, las manufacturas de origen industrial y los combustibles y energía continúan achicándose en relación a los guarismos de los primeros dos trimestres, con caídas en 17,8% y 6,3%, respectivamente, en el mes de julio.

Importaciones
Las importaciones totales fueron u$s 4.905 millones en julio, un 20,6% menos que en julio de 2018. Se registran caídas interanuales en todos los rubros, que llegan a un 49,3% en vehículos automotores de pasajeros y un 40,4% en combustibles y lubricantes. Asimismo, se observa una continuidad con los guarismos del primer y segundo trimestre, registrando caídas en 28% y 27,9% respectivamente.

Balanza comercial energética
La balanza comercial energética presenta en julio un déficit de u$s 1.035 millones en el acumulado de los doce meses. Las exportaciones en combustibles acumulan un total de u$s 4.227 millones en los últimos doce meses hasta mayo, mientras que las importaciones alcanzan los u$s 5.262 millones.

  • COLUMNISTA INVITADO – Marcos O’Connor
    Editorialista de Fundación Mediterránea