El contador Roberto López, asesor económico de CAFAMAR dio su visión al respecto. Habló de la cadena de valor y de la composición de los costos de los pequeños y medianos emprendimientos, algo que cada comerciante debe conocer antes de abrir las puertas de su negocio. 

 

Por estos días muchos comerciantes se enfrentan ante la difícil situación de remarcar los precios siguiendo el valor impuesto por el distribuidor o mayorista, o absorber una parte a riesgo de ceder algo de rentabilidad en el negocio.
El contador Roberto López, asesor económico de CAFAMAR, opinó al respecto en entrevista que se le realizara en el programa televisivo Código Ferretero TV. En tal sentido, López indicó que "se puede remarcar la mercadería, pero la pregunta a formularse es si vamos a tener éxito en las ventas luego de que se haga la remarcación".

"Todo depende de la demanda y el surtido del negocio, como las posibilidades de ventas que éste tenga" (Contador Roberto López)

Los vaivenes de los precios durante los últimos meses indican que muchas listas de reposición de mercaderías llegaron con ajustes a los mostradores de los ferreteros, en algunos casos con valores de hasta el 30% de incremento.
Consultado sobre la visión que debe tener el comerciante en tiempos como el presente, López dijo que "lo que hay que estudiar, de cada negocio, es la estructura de costos fijos y variables. Esto se hace tomando papel y lápiz y anotando los costos fijos como alquiler del local, el abono de la alarma o monitoreo, los salarios (pese a la variable bimestral que tienen los sueldos) la luz, el impuesto inmobiliario y la tasa de agua". Luego se refirió a los "costos variables, como logística, la comisión por venta de los empleados, etc". Y resaltó que "una vez analizado esto se debe preguntar ¿que me interesa más, recuperar y trasladar el 30% del aumento recibido o poner menos carga para forzar las ventas, que el consumidor vea un buen precio y compre? Porque si no vendemos, por mucho que remarquemos, no pagaremos los gastos fijos", fundamentó.
De la misma manera comentó que lo primero que hay que conocer es el costo a la hora de abrir el negocio, los costos fijos que tiene. Y luego saber cuáles son los costos variables, que varían segun las unidades vendidas. Para el contador López, "hay que lograr un equilibrio, alcanzar un nivel de ventas que me de una utilidad que restado los costos me permita llegar a cero, y luego poder empezar a plantear la ganancia".

"El efectivo tiene mucho valor, porque es escaso hoy en día, pero las promociones también ayudan a las ventas, en especial cuando se hacen con tarjetas de crédito". (R. López)

Sin embargo, resaltó que "todo depende de la demanda y el surtido del negocio, como las posibilidades de ventas que éste tenga. Si bien es cierto que hay que recuperar el costo del incremento, el comerciante puede plantearse si al reducir un poco de esa rentabilidad no estaría vendiendo más, y ganar de esa manera dado que el beneficio del comercio es la rotación del producto".
Por otro lado, comentó que "hablando con socios de la cámara, me dijeron que muchos proveedores de la cadena de valor absorbieron el incremento de la devaluación del 50% en los productos importados. Estos decidieron ganar menos pero seguir teniendo ventas para poder sostener sus costos fijos".
Sobre la fundamental ecuación de 'qué es más conveniente, si vender con efectivo o plástico', López explicó que "hay que conocer la situación económica y financiera de cada comercio. Es verdad que el efectivo tiene mucho valor, porque es escaso hoy en día, pero las promociones también ayudan a las ventas, en especial cuando se hacen con tarjetas de crédito".