Pensando en la región como un motor necesario para impulsar y darle proyección económica y productiva a Mar del Plata y las ciudades que la rodean -en lo que se denomina generalmente sudeste bonaerense-, se llevó a cabo la primera reunión de un espacio empresarial más amplio, convocado por la Asociación Bonaerense de la Industria Naval.
Se trata de la Región Atlántica Bonaerense, un ámbito para el intercambio de ideas y propuestas para el desarrollo y el crecimiento. Un espacio para que sectores productivos de Mar del Plata, Tandil, Balcarce y Necochea tengan puntos de contacto y acuerdo en pos del futuro de dicha región.
La primera reunión se realizó en la sede de la UTN Mar del Plata, ayer, donde Miguel Sánchez, vicepresidente de ABIN -entidad desde donde parte la convocatoria hacia el resto- dio un claro mensaje de unidad del sector empresarial en pos de esos objetivos de desarrollo contados antes: “las grietas se tapan con trabajo, ideas, tolerancia, comprensión, paciencia, soluciones y ganas de hacer por el bien común de todos”, señaló.
En declaraciones al portal Confluencia Portuaria, Sánchez contó que “la convocatoria fue con el objetivo de tratar la cuestión regional empresarial”. Agradeció a las cámaras sectoriales y parques industriales que participaron y arengó: “hay mucho por hacer juntos por una misma región”.
También estuvo el Delegado Portuario de Puerto Rosales, Capitán Guillermo Burgos, que expresó “seguir muy de cerca las actividades de la ABIN” y dijo que “desde su origen y siguiendo la filosofía de trabajo de sus fundadores, esta asociación (por la ABIN) se ha caracterizado por congregar y proyectar no solo las actividades propias de la industria, también las vinculadas a los desarrollos regionales”.
A falta, todavía, de una ley que reglamente a la actividad portuaria bonaerense, la ABIN ha sido un nexo portuario, principalmente en los provinciales, a modo de distribuir posibilidades de trabajo en tallerismo y reparaciones navales, provista, estiba y el contacto fluido entre los organismos estatales y las empresas actuantes.
Para finalizar, Burgos expresó que “el licenciado Sánchez busca –con criterio– reunir las capacidades y esfuerzos de los muelles, en especial los atlánticos, en favor del desarrollo de la industria naval argentina como un todo, valiéndose para esto del conocimiento de los diferentes actores, tales como empresarios (talleres, astilleros, diques, transportistas, proveedores, agentes marítimos, armadores, navieras, compañías) y del brazo técnico universitario y de las diferentes instancias estatales”.