El concepto “puerta a puerta” que hace algunos años estaba reducido a plataformas como Amazon o Ebay, ahora es un hecho para los argentinos a través de una empresa nacional como MercadoLibre.

Hace algunos años, mientras el mundo crecía comercialmente con esta modalidad surgida de las necesidades del consumidor y las posibilidades que las comunicaciones y la tecnología facilitaban, en nuestro país se vedaba el acceso por las políticas de restricción de dólares que llevaba adelante el kirchnerismo.

Ahora las cosas son diferentes. Y lo aprovechan aquellos jugadores que están en condiciones de desarrollar este partido, compitiendo contra los “grandes” del market place internacional.

Fue con la gestión de Cambiemos que el Gobierno se animó a trazar una estrategia más liviana, y entonces con el cepo definitivamente liberado desde diciembre de 2015, se fue achicando la burocracia que había vuelto muy engorroso traer algo de afuera.

Uno de los ingresos más interesantes al mundo de las compras en el exterior es el de MercadoLibre, que ofrece el servicio de puerta a puerta: “nos ocupamos de entregarte lo que compraste en otros países en tu domicilio, sin tener que depender del correo ni de un courier, sin preocuparte por ningún trámite ni tener que ir a un lugar en particular a retirarlo”, afirman en el sitio web del servicio.

En otras palabras, la compañía se encarga de hacer los trámites aduaneros necesarios y de entregar el producto en mano (en un plazo de 5 a 8 días). El servicio se encuentra dentro del sitio de ventas internacionales de MercadoLibre, al que se puede acceder desde cualquier computadora en nuestro país.

Para comprar sólo hace falta cumplir con los requisitos de la AFIP, como tener clave fiscal 3 y haber hecho la declaración de compras y recibimiento de productos del exterior (que se realizan luego de haber recibido el producto).

A la hora de abonar el producto se paga solamente lo que aparece en el sitio de MercadoLibre como si fuese una publicación tradicional. “El precio total que pagás (precio de producto más costo de envío) incluye los costos de importación. No tenés que pagar nada extra. El valor final es el que ves en la página de MercadoLibre cuando seleccionás y avanzás en la operación. No hay sorpresas”, explican en el sitio del gigante del e-commerce respecto a los costos de compras.

De esta manera, Mercado Libre se suma a la competencia de sitios como AtuCasa.net o TiendaMia como así también Linio.com; todas empresas que pusieron su foco en el e-commerce internacional.