En lo que va del año 1.052.000 turistas vinieron durante los feriados largos. En esa ocasión, la ocupación hotelera estuvo en el 70%. A pesar de que para Mar del Plata fue positivo, desde CAME no aportaron datos favorables a nivel nacional. 

 

Alrededor de 100.000 turistas eligieron Mar del Plata y disfrutaron del sol, la costa y las diferentes propuestas artísticas, culturales, gastronómicas y recreativas en el marco del feriado por el Día de la Soberanía Nacional.
El único fin de semana largo de noviembre permitió que la ciudad reciba una gran afluencia de turistas de todas partes del país y, según informaron desde el Ente Municipal de Turismo (Emtur), “los arribos totales ascendieron a 99.687 turistas. En tanto la ocupación hotelera global fue del 70 por ciento”
Desde el EMTur destacaron que "sumados todos los fines de semana largos de 2018, Mar del Plata recibió hasta ahora aproximadamente 1.052.000 turistas".

“Los arribos totales ascendieron a 99.687 turistas. En tanto la ocupación hotelera global fue del 70 por ciento”

La funcionaria a cargo del área de Turismo de Mar del Plata, Gabriela Magnoler, indicó que ha sido un fin de semana largo que ha colmado las expectativas, con una agenda de actividades que propuso teatro, musicales y artísticas para todos los gustos y edades.

Para CAME fue negativo

Para la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) un millón de turistas viajaron por el país, casi lo mismo que el año pasado, y desembolsaron $2.782 millones en las economías regionales que los recibieron.
La estadía media fue de 2,6 días y el gasto promedio diario por persona se ubicó en $1070, un 36,8 % superior al mismo feriado 2017.
Para la entidad, la permanencia fue levemente más corta que el año pasado, y muchas familias eligieron destinos cercanos o donde tienen vínculos que pudieran alojarlos, para abaratar el viaje.

Para CAME, las ventas de bienes y servicios asociadas al movimiento de este sector cayeron 5,1% frente al mismo fin de semana de 2017.

Según el relevamiento realizado por CAME en 40 ciudades turísticas, las ventas de bienes y servicios asociadas al movimiento de este sector cayeron 5,1% frente al mismo fin de semana de 2017.
Un factor adicional que incidió en el bajo consumo de estas mini vacaciones fue que algunas aerolíneas comenzaron a cobrar adicionales, incluso por la valija de mano, monto que aumenta a medida que sube el peso. Eso hizo que la gente que se trasladó en avión sea particularmente cuidadoso en la compra de regalos y recuerdos del viaje.
Los hoteles y restaurantes lanzaron buenas ofertas y propuestas para atraer turistas. Lo mismo hicieron los comercios minoristas, pero igual las ventas fueron bajas. Además, hubo una cartelera de espectáculos y actividades muy variada e interesante, organizada justamente para que la gente encuentre más motivos para viajar.
Los destinos más elegidos el fin de semana fueron la costa argentina, Córdoba, Bariloche, Entre Ríos, Mendoza, Misiones, Salta, y el interior de la provincia de Buenos Aires que promocionó interesantes festejos.
En lo que va del año ya hubo ocho fines de semana largos (tres extra-largos), donde viajaron un total de 10.138.000 turistas que gastaron $28 mil millones.