Después de la bochornosa actividad de los legisladores kirchneristas y de partidos de izquierda trotskista, el oficialismo logró darle media sanción a la ley de leyes. Contó con el apoyo de diputados peronistas que entendieron la importancia de la norma. 

 

Finalmente, en la madrugada CAMBIEMOS logró que el Presupuesto enviado al Congreso para su aprobación lograra el visto positivo de la mayoría de los diputados. Así, con un resultado amplio a su favor, la bancada oficialista consiguió 138 votos para eludir el intento opositor que, con 103 votos, no pudo detener el avance de la propuesta. Al margen de la historia quedarán los 8 curules que marcaron sus abstenciones como los 7 ausentes.

Entre las previsiones para 2019 aparecen un dólar promedio a USD 40,10, un crecimiento económico (PBI) negativo de -0,5% y una inflación del 23%.


De esta manera, el Gobierno Nacional alcanzó el primero de los objetivos de corto plazo, que era el de tener la media sanción antes de este viernes, cuando el Fondo Monetario Internacional dará la aprobación final al nuevo acuerdo firmado con la Argentina. 
Para más adelante quedará el segundo objetivo -menos inmediato pero también urgente- de conseguir la sanción definitiva en el Senado antes del 30 de noviembre, cuando se desarrolle en nuestro país la reunión anual del G-20.

Consideraciones importantes

La primera de ellas tiene que ver con el resultado del ejercicio. Para esto, el proyecto de presupuesto para el 2019 habla de "déficit cero". Esto significará un recorte de cerca de 300 mil millones de pesos, de los cuales 200 mil los hará la Nación y los 100 mil restantes las provincias. 
Sin embargo, otro de los puntos salientes de la norma es que se proyectaron algunas metas: un dólar promedio a USD 40,10, un crecimiento económico (PBI) negativo de -0,5% y una inflación del 23%. Esto es lo que los diputados oficialistas llamaron durante el tratamiento "un dibujo" olvidando que las condiciones actuales de la economía revisten datos para pensar que esas metas puedan no estar tan alejadas de lo que vaya a suceder el año próximo.

"El kirchnerismo dejó casi 4 puntos de déficit, el gasto público pasó del 26% del PBI al 46%, y no reportó mejora en pobreza, infraestructura, salud, educación y mucho menos seguridad y lucha contra el narcotráfico". (Luciano Laspina, diputado del PRO)

Un rasgo importante es la cantidad de dinero que el Estado dispensará para gasto social. La asignación para las prestaciones previsionales (ANSES) es de $1.437.859 millones e incluye la liquidación de jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares.
Además, el gasto primario insumirá $3.431.746 millones para atender las necesidades del Estado. De ese total, la administración gubernamental se lleva el 4,9%, los servicios de defensa y seguridad, el 5,5%; los servicios sociales, el 77%; los servicios económicos, el 12,5% y los servicios de la deuda pública, el 0,2%. 
En su mensaje al cuerpo, el diputado del PRO y presidente de la comisión de Presupuesto, Luciano Laspina fue concreto y contundente: "el kirchnerismo nos dejó casi cuatro puntos de déficit, un legado inédito. El gasto público pasó del 26% del PBI al 46%, y al final del camino no reportó un solo indicador de mejora en los datos de pobreza, infraestructura, salud, educación y mucho menos seguridad y lucha contra el narcotráfico".