Por Matías F. Frati

Lo más importante está logrado: la Argentina consiguió el recurso necesario para evitar una importante crisis. A partir de este apoyo decisivo que recibió el país se abre un camino fundamental para intentar reordenar las variables internas que perjudicaron la matriz productiva en los últimos años.

 

El acuerdo entre la Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) por 50.000 millones de dólares generó una señal importante tanto interna como externamente.
Durante la noche del jueves, se conoció el comunicado oficial del FMI donde resalta que el organismo "respalda enérgicamente los esfuerzos para reducir la inflación que carcome los cimientos de la economía argentina, así como el compromiso por un tipo de cambio flexible y regulado por el mercado".

"(El BCRA) Deberá guardar algo para cuando vengan esas épocas

de vacas flacas" (Martín Redrado, ex presidente del BCRA)

En el mismo sentido, el FMI expresó en su comunicado oficial que "nos alienta el compromiso de poner fin al financiamiento del déficit de las provincias a través del Banco Central" y aseguró que -pese a lo que se decía internamente- "se mantendrá un piso para el gasto en asistencia social".
El acuerdo, que involucra al FMI de manera directa y al Banco Mundial -que facilitará la llegada de otros 5.300 millones de dólares- es bajo el formato de stand by por 36 meses. El primer tramo será de un 30% (u$s15.000 millones) de la disponibilidad total, que llegará liberado pocos días después del 20 de junio, cuando se reúna el bureau de Fondo.
Dentro de las pautas que fijó el FMI para asistir a la Argentina está el déficit. Para este año la meta se encuentra en 2,7% del PBI mientras que para el año próximo será bastante más bajo, del 1,3%. Lo interesante es que para el 2020 el Fondo ya prevé que la situación será de equilibrio fiscal en tanto que en 2021 proyecta un superavit de 0,5%.
También acerca de la inflación se pronunció el FMI por medio de su comunicado oficial, diciendo que las metas serán del 17% para el 2019; del 13% para el 2020 y del 9% para el año 2021.
 
Opiniones
El ex presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Martín Redrado, analizó el acuerdo celebrado y anunciado ayer. En ese sentido, Redrado fue contundente al decir que "no solo de ordenar las cuentas publicas podemos vivir, sino que debemos tener un plan económico que permita generar empleo".

Para el 2020 el Fondo ya prevé que la situación será de equilibrio

fiscal en tanto que en 2021 proyecta un superavit de 0,5%.

También agregó que "es normal que los bancos centrales, en el mundo, guarden en épocas de vacas gordas para gastar en época de vacas flacas. La Argentina todavía tiene algunas asimetrías, por lo que deberá guardar algo para cuando vengan esas épocas de vacas flacas".
Durante la conferencia de prensa del Presidente del BCRA, Federico Sturzenegger y el Ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, se dieron detalles del acuerdo. En un pasaje de la reunión con los medios de comunicación, Sturzenegger indicó que "el stock de Lebacs va a ir decreciendo de manera sistemática en los próximos años". Son las Lebacs una de las partes del problema que atraviesa el país.