Será a partir del 15 de agosto. Las compañías pedían al Gobierno que les dejaran vender pasajes más baratos, pero aun no lo lograban. A partir de una decisión oficial, los precios de los vuelos podrían ser un 30% más bajos que ahora. Satisfacción en el sector. 

 

La intervención del Estado en la regulación de las tarifas de las empresas aéreas permanecía desde el año 2000. Fue una decisión política para evitar que los servicios terrestres se quedaran sin pasajeros.
Con la devaluación del peso y -fundamentalmente- la inflación de la última década, viajar en colectivo de larga distancia se convirtió casi en un gasto presupuestario similar o bastante cercano al de comprar un ticket de avión.
Ahora, el Ministerio de Transporte de la Nación cristalizó esa realidad, y abrió el juego para que las empresas puedan reducir los costos, algo que ya decían desde el sector de las transportadoras aéreas que podrían hacer, si se los permitían.
La primera empresa en sostener que podía ofrecer pasajes más económicos fue Flybondi. Su CEO, Julián Cook, lo dijo desde el primer momento. Incluso reclamó formalmente al Gobierno en oportunidad de la inauguración de la operatoria en el aeropuerto de El Palomar.

"Me gustaría vender pasajes a $200, más allá de que eso no se puede hacer porque no permiten hacerlo a menos de $500", (Julián Cook, CEO de Flybondi)

Desde el Gobierno entienden que la reducción de las tarifas puede estimular a que más empresas se interesen por la prestación de los servicios low cost en la Argentina, y que eso genere una nueva oleada de inversiones en el sector del transporte.
También es real que los precios en la actividad aerocomercial acumulan casi cuatro años sin mostrar variaciones. Esto se debe al efecto inflacionario y también puede asumirse como un abaratamiento de los servicios. No obstante, el anuncio formal del final de la banda de precios aporta un peso simbólico que, a los ojos del Gobierno, redundaría en la llegada de esas nuevas inversiones.
Vale recordar que a principios de junio pasado, Julián Cook, manifestó que le gustaría vender pasajes a 200 pesos. "No queremos competir con las aerolíneas existentes, nosotros queremos apuntar al público que no vuela y nada mejor que precios bajos para cambiar la mentalidad. Por ejemplo, me gustaría vender pasajes a $200, más allá de que eso no se puede hacer porque no permiten hacerlo a menos de $500", declaró el ejecutivo.
Los especialistas en el mercado entienden que, de desactivarse la banda tarifaria, los recorridos donde compiten las empresas low cost podrían abaratarse, al menos, en un 30% de su precio actual.
Franco Rinaldi, uno de los expertos en el segmento, comentó que la medida se viene pidiendo desde hace varios años. Pero añadió que resultaba extraño que, dado que se busca reinsertar al país en el mundo, el Gobierno haya demorado tanto en tomar una medida de estas características.

"Los recorridos donde compiten las empresas low cost podrían abaratarse, al menos, en un 30% de su precio actual". 

Un elemento muy importante es que, con la liberación de los precios, la Argentina podría hacercarse a los valores de la región en la oferta aerocomercial. En Chile la empresa Sky comercializa tickets por 10 dólares. Si bien no se puede pensar que un avión viajará con asientos de ese valor de manera completa, si es una probabilidad que se puedan comercializar ofertas con esas tarifas, promoviendo el uso del avión.
Finalmente, vale decir que en las proximidades de Aerolíneas Argentinas, la liberación del precio en los tickets es observada como una acción "simbólica que no cambia la situación del mercado" aunque, claro, confirma el cambio "del que tanto se ha hablado para el escenario aéreo".