Fue mediante un trabajo de campo realizado por el Observatorio de la ciudad de la Universidad FASTA. La investigación se publicó bajo el título “Credibilidad y confianza en las instituciones” con el fin de conocer la percepción de los marplatenses hacia esos sectores. 

 

Algunos de los objetivos específicos de esta investigación fueron, caracterizar la percepción general respecto de la situación general del país y la inseguridad, la creencia en las posibilidades de cambio del estado actual, la situación de quienes cometen delitos, las normas penales y su aplicación.
Para su diseño se tomaron preguntas realizadas en investigaciones anteriores, años 2015 y 2016, con el fin de comparar los resultados. “El trabajo de campo se realizó durante el mes de junio y en este punto es importante destacar que el relevamiento de datos es anterior a la aparición de los denominados ‘cuadernos de la corrupción’ “, manifestaron desde el Observatorio.
Se trabajó sobre una muestra integrada por residentes de Mar del Plata, mayores de 18 años. La mayoría con nivel de educación secundario completo, terciario, universitario, y con diversas ocupaciones.

Datos aportados

Desde una perspectiva general, la mayoría de los encuestados, el 91.6%, califica a la situación actual de nuestro país como insatisfactoria. En el mismo sentido, la expectativa respecto del futuro indica que la situación se mantendrá igual observándose en este punto una disminución en 20 puntos de la expectativa de mejoría que se hacía manifiesta a partir de los datos de 2016.
Los resultados del análisis indican que la mayor confianza y credibilidad se deposita en dos grupos identificados con el afecto: la familia y los amigos. Luego se destacan con un grado menor, las instituciones educativas y de salud, seguidos de compañeros de trabajo, clubes, vecinos, organizaciones no gubernamentales. Por debajo de estos últimos se registran los medios de comunicación, las redes sociales, representantes de las Iglesias, la policía, mientras que, el menor nivel de credibilidad recae sobre los poderes judicial, legislativo, ejecutivo, sindicatos y militares y, especialmente en los políticos en general.

Desde una perspectiva general, la mayoría de los encuestados, el 91.6%, califica a la situación actual de nuestro país como insatisfactoria.

Según la percepción de los encuestados, la mayoría coincide en que vivimos en una sociedad en la se juzga al otro superficialmente y en la que las personas viven aparentando lo que no son. También los resultados permiten aseverar que nuestra sociedad no es estimada como moralmente sana; que en ella la actividad política no es bien vista y que la clase dirigente no logra acuerdos sobre temas fundamentales que permitan llevar adelante políticas estables.
La mitad considera que el valor que más se ha perdido y que debiera recuperarse es el respeto. Siguen a éste la tolerancia, la honestidad, la confianza, el compromiso, la educación, el trabajo, la solidaridad, el compañerismo, la humildad, la justicia entre otros.
Acerca de la inseguridad, la situación de quienes delinquen, las normas y su aplicación, se les preguntó sobre quienes cometen delitos comunes y quienes cometen delitos asociados a la función pública.
Respecto de quienes cometen delitos comunes (robos, homicidios, etc.) se observa coherencia en las respuestas que manifiestan mayor grado de acuerdo con el contenido cuando éste es negativo (las cárceles no preparan para la reinserción en la sociedad; va a la cárcel pero no cumple el tiempo de la pena) y el mayor desacuerdo cuando la formulación es positiva (las penas son demasiado duras; van a la cárcel y cumplen las penas) .

Al menos 6 de cada 10 encuestados estiman que las leyes penales vigentes no son las adecuadas

En relación a quienes cometen delitos asociados a la función pública, la mayoría de los marplatenses opina que “raramente van a la cárcel” y que la justicia en nuestra sociedad es "protectora" de este tipo de delitos.
Al menos 6 de cada 10 encuestados estiman que las leyes penales vigentes no son las adecuadas, porcentaje que ha crecido en 6 puntos respecto de la medición correspondiente a 2014. Además, se reitera la falta de confianza en la justicia: 6 de cada 10 encuestados manifiestan no confiar en ella.
“Los resultados de este estudio sin duda expresan que el contexto social y político actual tiene el signo de la falta de confianza y credibilidad”, concluyeron desde el Observatorio.