Será dirigido a familias en situación de pobreza. La presentación fue en la sede de la Facultad y estuvo a cargo del grupo de extensión “Energías una alternativa social” y la empresa. El prototipo ya está en marcha y genera expectativas importantes. 

 

El proyecto, encabezado por el Ingeniero Ricardo Zucal, cuenta con apoyo de la empresa EDEA, y se lleva adelante en articulación con el Programa “Hábitat y Ciudadanía” de la Facultad de Arquitectura.
En principio el equipo de docentes y estudiantes de Ingeniería, construyeron un dispositivo que fue instalado de manera experimental en la terraza de la Facultad, sita en Juan B Justo y Pampa, el cual sirve para evaluar el rendimiento técnico y económico del colector.
Además de la construcción del dispositivo para calentar agua, la iniciativa contempla la realización de talleres para que los propios vecinos puedan construir con materiales económicos y reciclables sus calefones solares.
El primero de los talleres se está llevando a cabo en el Barrio Monte Terrabusi, en la sede de una ONG donde habrá de instalarse el primero de las calefones construidos en forma colectiva.

“Nuestra intención es llevar adelante un proyecto participativo especialmente sensible a la situación de vulnerabilidad de las familias en situación de extrema pobreza e indefensión”. (Esteban Pérez Elustondo, gerente general de EDEA)

Cabe destacar que esta ONG, cuenta entre sus directivos a Oscar Aguirre, uno de los primeros emprendedores comunitarios surgidos del programa “Hábitat y ciudadanía”, que lidera el arquitecto Fernando Cacopardo.
Sobre las características constructivas del calefón el Ing. Zucal destacó que “para proporcionar el agua caliente sanitaria necesaria, los colectores tendrán la capacidad de acumular y calentar hasta los 60ºC unos 60 litros de agua en los meses de mayor radiación solar (octubre/ abril), valores que serán corroborados en el laboratorio del Departamento de Mecánica de la Facultad de Ingeniería”.
Asimismo sobre los materiales requeridos para la construcción de los calefones, el Ing. Zucal mencionó “12 metros de cañerías de polietileno de 1 ½ pulgada con sus correspondientes piezas de interconexión, una chapa galvanizada Nº 28 de reflexión, un armazón de madera fenólica cubierta de pintura de protección, material aislante de poliuretano expandido, y un elemento traslúcido de cierre (vidrio o policarbonato)”.
Por su parte Esteban Pérez Elustondo, gerente general de EDEA, señaló que “es nuestra intención, de manera conjunta con los docentes y alumnos tanto de la Facultad de Ingeniería como de Arquitectura, llevar adelante un proyecto participativo especialmente sensible a la situación de vulnerabilidad de las familias en situación de extrema pobreza e indefensión”.
“Para ello –dijo- apoyamos el desarrollo de sistemas de producción de energía con materiales alternativos que favorezcan la generación de emprendimientos como estos”.
En tanto Fernando Cacopardo, docente de la Facultad de Arquitectura, indicó que “nuestro objetivo es capacitar para construir elementos que mejoren la calidad de vida de las personas, con materiales y técnicas innovadoras a partir de escasos recursos y conciencia ambiental”.
“Pretendemos sumar conocimiento sobre materiales, técnicas y productos de investigaciones de laboratorio que faciliten la ecuación economía, la rapidez y la calidad para que sean aplicadas en experiencias de transferencia tecnológica a espacios de alta vulnerabilidad social, con tecnologías sociales, promoviendo y apoyando los emprendimientos productivos barriales”, añadió.