“Hoy está empezando a bajar la inflación, lentamente va a empezar a mejorar la actividad y espero que eso nos lleve a un crecimiento cada vez más sólido” fueron las palabras que eligió el Presidente Mauricio Macri para realizar una pintura de lo que sucederá en los próximos meses en el país.
Antes se había mostrado comprensivo y hasta reflexivo: “no ha sido fácil, el golpe que nos dimos después de nueve trimestres consecutivos de crecimiento fue duro” señaló el Presidente. Las declaraciones fueron formuladas a FM Radio Pasión 96.5 de Buena Esperanza, San Luis.
Empatizando con la gente, Macri reconoció el esfuerzo que los argentinos están llevando a cabo, cuando agradeció a “los que están poniendo el hombro, los que están haciendo el esfuerzo”. En el mismo sentido, aseguró que está “para ayudarlos a crecer, a reducir la pobreza y darle oportunidades a la clase media”.
Macri se mostró seguro de sí mismo y de la gestión que encabeza, al sostener estar “convencido de este camino” y desafió a que si alguno duda de ello, “miren lo que pasó en el G20”. En esa reunión, “todos, a pesar de que tienen distintas ideologías, nos felicitaron por el rumbo que hemos tomado, nos dijeron que vamos por el camino correcto y que tenemos que persistir”, enfatizó.
Macri aceptó que “hay gente enojada, más que nada gente angustiada, porque cuesta más llegar a fin de mes, porque nos chocamos con una realidad, que Argentina vivía hace muchos años viviendo por encima de sus posibilidades”. “Pero, finalmente, hemos entendido que no podemos vivir de prestado, que tenemos que gastar un poco menos de lo que recaudamos en impuestos”, reiteró.