El tenis se luce en la superficie donde los argentinos siempre quieren ser campeones

Imprimir

Se disputa, desde este domingo, el segundo Grand Slam del año, en Francia, con el Abierto de Roland Garros. Hace más de diez años una final argentina nos llenaba de orgullo y obligación. Hoy, con menos opciones que por aquellos años, se abren un interrogante fundamental a la hora de evaluar aquel gran logro de Gastón Gaudio en 2004. 

 

Por Matías F. Frati - Periodista 

Las preguntas son complejas: ¿es Roland Garros el torneo de tenis más deseado por los tenistas argentinos? ¿Puede la Copa Davis -un campeonato en equipos- superar la alegría que significa ganar uno de los cuatro torneos grandes del circuito profesional?

Vale entonces, para resolver estas cuestiones, poner en foco algunos elementos:

  • el tenis nacional se construye con superficies lentas. Ergo, polvo de ladrillo;
  • los tenistas nacionales, por lo general, obtienen parte importante de sus puntos, antes de ser profesionales, jugando torneos Future en esta superficie lenta, que es la que más dominan;
  • ante la posibilidad de elegir torneos, siempre van por la cancha que más dominan, es decir el polvo de ladrillo.

Por estos días se disputa, entonces, el torneo que los argentinos quieren ganar. Salvo algunas excepciones como Juan Martín Del Potro, dominador en cemento, el resto de los nacionales cuentan con mejores oportunidades en las rojas pistas.

Recordar por estos días la final memorable del 2004 entre Gastón Gaudio -campeón- y Guillermo Coria en la catedral del tenis parisino nos abre el camino a la discusión de fondo: ¿Roland Garros o la Copa Davis?

Por ese una cuestión que mucho depende del gusto particular de cada uno, la respuesta la dejaré abierta para que el lector decida donde está su corazón. El mio, es claro: para mi es mucho mayor el logro individual de Roland Garros, donde en quince días tenes que derrotar a todo lo que se te pone adelante que la victoria segmentada y grupal a lo largo del año. Pero gustos son gustos, y sobre ello -es verdad que- no hay regla que se imponga.

 

2012. ADN Empresario - Matías Frati - Copyright 2013
Free Joomla Templates by Joomla 2.5 Template Maker