Consumo masivo: ¿subsidiamos los marplatenses el gasto en alimentos de los porteños?

Imprimir

Un mismo producto suele costar hasta un 40% más caro en los supermercados de origen nacional que lo que se paga en un comercio céntrico. La diferencia se amplia cuando se sale a los barrios. En el interior del país, las entidades de defensa de los consumidores, ¿no se hacen esta pregunta. 

 

Es común recorrer las góndolas de los supermercados y notar una fuerte diferencia en el precio entre lo que reclaman para la compra de un artículo de la canasta familiar, con lo que pide el comerciante local por el mismo producto. 

Una de las causas de esa diferencia en el precio entre supermercados y almaceneros -por dar un caso- radica en que varios de los precios de las góndolas están en concordancia con lo que se cobra en la ciudad de Buenos Aires, donde suelen fijarse los precios internos de la economía. 

Un kilo de yerba Playadito, en Carrefour de la calle Catamarca entre Moreno y Belgrano cuesta $ 93 desde hace un mes. Mientras, en un comercio local de la calle Belgrano entre Santiago del Estero y Santa Fe se vende por $67. 

En solo 700 metros la diferencia de precios es de 26 pesos. Por la compra de 2 kilos de la misma yerba en ese supermercado ($ 186) casi que te compras 3 kilos en el otro comercio ($ 201).

Algo parecido sucede con las carnes y las verduras. En los supermercados de origen porteño el kilo de milanesas de nalga supera los doscientos pesos, mientras que en las carnicerías de la ciudad promedia los $ 150. Y los ejemplos son muchos más. 

Cabe preguntarse, entonces, ¿en el mix de productos nacional, los precios del interior ayudan a mejorar la rentabilidad de las grandes cadenas, frente a posibles cesión de porcentajes de precios en la Capital Federal? ¿Por qué ningún organismo de los que se especializan en defensa del consumidor lo han planteado en estos términos?

 

2012. ADN Empresario - Matías Frati - Copyright 2013
Free Joomla Templates by Joomla 2.5 Template Maker